Mr. Turner (tal y como yo la ví)


Hace unos días la AC, Associació Cultural Granollers, me invitó a presentar la película Mr Turner que proyecta durante este fin de semana. La busqué, la miré, play, stop, tomé unas notas, la comenté con unos amigos, “os ha gustado?” pregunté... En fin, más o menos, esto es lo que expliqué...


La cosa es que me ha tocado una película “redonda” Bien dirigida, bien interpretado, bien fotografiada, bien todo. Tanto es así  es así que cuando tenía que preparar esta presentación pensé en que para aportar algo más podría contextualizar la época y hablar del ROMANTICISMO, ya sabéis, el siglo de las luces ya es historia y la razón da paso a la emoción. Goethe, Debussy, Friedrich... en fin, aquellos artistas románticos que predicaban la exaltación de los sentimientos por encima de los razonamiento y encontraban en la naturaleza la máxima expresión de emociones, un símbolo auténtico y genuino  (de hecho, en la película, hay una escena muy representativa, cuando Mr Turner pide ser atado al mástil de un barco durante una tormenta para sentir la naturaleza en estado puro) La observación de la naturaleza y los comportamientos humanos son el nuevo campo de investigación de los artistas.


La sociedad de entonces estaba contaminada de esta exaltación. Buenísima una escena de la película en que un padre y un hijo, incondicionales de la pintura de Mr. Turner, hablamos efusivamente los sentimientos que esta obras los inspiran.


Y es aquí donde me di cuenta de que no se podía hablar del romanticismo. Porque sinceramente, Mr. Turner no lo era. Es así. Esta por película me desmota completamente el mito, el máximo exponente del romanticismo en el movimiento pictórico, no lo era en absoluto!


Pintor, observador, y analítico del mundo que lo rodeaba (interesaba por los nuevos avances  como el ferrocarril o la fotografía) y al mismo tiempo también observaba los comportamientos humanos. Y está claro que tenía una convicción clara: que la humanidad era estúpida. Él también lo era. Reservado y explosivo a partes iguales.


La película muestra claramente su incapacidad para relacionarse emocionalmente con casi nadie, sus lazos afectivos eran exclusivamente con su padre y su última amante, una mujer a la que amó y que lo amó. Con el resto, un déspota, con su ex mujer, sus hijas, sus compañeros de la academia, incluso con su ama de llaves, tal vez la relación más deshumanizada de todas. (Que por cierto, yo haría una película sólo con este personaje).


De esto va la película, un retrato psicológico de este genio tan brillante y virtuoso com o tosco.


Mike Leigh, el director de la película, retrata el personaje pero no lo construye desde el principio de su carrera, parte de cuando él ya es un artista reconocido y venerado. Así se salta muchas cosas que explicarían un comportamiento constantemente grosero y cruel. Pero en la película nos situamos en el momento que ya pinta paisajes y marinas maravillosos, como las mismas escenas de la película, fotografiadas maravillosamente bien. Por un lado, yo creo, nos quiere hacer ver a los espectadores con los ojos de Turner, por el otro, es como hacernos sentir que estamos dentro del mismo cuadro, la experiencia misma de la obra.


En la película se hace mención, avanzado ya el metraje, de la pérdida de vista de Turner y de cómo su público acusaba a esto de la pérdida de talento en sus pinturas. Yo creo sin embargo, que existe la coincidencia, y que quizás esta miopía in crescendo fue paralela a una nueva manera de mirar, no en vano Turner fue el precursores de un nuevo movimiento, y sus pinceladas “miopes” sin duda anticiparon a los futuros impresionistas que tanto se inspiraron en él.


Con todo, a mí me parece que la película no habla del artista, habla del hombre, con sus luces y sus sombras. No habla del gran artista, de hecho, ni el mismo Turner quiere serlo, prefiere pasar épocas de su vida en el anonimato. Del mismo modo, esta actitud, se confronta a la de otro personaje, Benjamin Haydon, este sí, el típico artista fracasado que divaga como un alma en pena. Mr. Turner está en las antípodas de este estereotipo. De hecho, yo diría que sencillamente, no quiere serlo. Prefiere en "pasar" de la gloria y el éxito, pero si es un individuo verdadera y conscientemente comprometido con su obra.


Y para redondear mi teoría de que la película habla del hombre no del artista, pongo el énfasis en el hecho de que de una manera clara la historia de Mr. Turner pone de manifiesto la complejidad de la condición humana, porque es en Turner, el hombre, quien con su manera de hacer, de pensar, de decir y también de no decir ... es capaz de ir empequeñeciendo alguien como su ama de llaves, a la vez que es capaz de iluminar la vida de su amante, y seguramente, mujer de su vida.


DISFRUTAR DE LA PELÍCULA, Y POR FAVOR, ACEPTAR A MR. TURNER TAL COMO ERA, PORQUE, SENCILLAMENTE, FUE UN GENIO.

0 vistas

ÚNASE A NUESTRA NEWSLETTER    Las últimas noticas de Artemisia directamente en su bandeja de entrada.

Conéctese con nosotros

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • LinkedIn