Sobre la belleza II... (Definicione de belleza, de estética hablaremos otro día)


Primavera, de Botticelli

Mira, tal y como yo lo veo la belleza es un fin en si mismo. No es un medio. Es un fin. Los medios pueden cambiar. El fin no. La belleza, es. Sin más.


Decían por aquel entonces los sofistas que la belleza provoca a quien la contempla un placer sensorial [vamos, que nos da un gusto terrible a los sentidos, el oído y la vista]


Sobre la belleza de la naturaleza decían que era producto del azar. Sin embargo, la belleza del arte era un producto realizado por el hombre, pero no todo lo que hace el hombre es arte, sólo aquello que ha surgido de manera intencional, de manera consciente. Y terminaron por diferenciar entre las artes útiles y las que están al servicio del placer.


Y así es como la definición de belleza se ha aproximado a nuestros días. Somos todos una panda de hedonistas y queremos a toda costa disfrutar de todos y cada uno de nuestros sentidos. Pero vayamos matizando por favor…


Entre medias (entre los sofistas y nosotros) pasaron cosas… El amigo Sócrates decía que artes como las del herrero o del zapatero crean objetos que la naturaleza no produce, la pintura y la escultura repiten e imitan lo que ya existe en la naturaleza. Es decir, que las artes plásticas tienen un carácter imitativo y representativo que las diferencia de las otras. Y todavía fue más lejos, que el arte no sólo representa el cuerpo [cuerpo humano o lo que sea, habla de cosas orgánicas], sino que también proyecta el alma de esos cuerpos. Pero “el arte tiene simetría y color, sin embargo el alma no” le discutió algún que otro filosofo que pasaba por allí. Sócrates, que era un tipo listo lo convenció “¿me dirás que no se puede ver en los ojos de una estatua: expresividad, hostilidad, éxito o desgracias?”


Para Platón [a quien le encantaba llevar la contraria] lo anterior no sería más que una parte de la belleza, ya que está  también tendría que ver con elementos sociales, mentales, sistemas políticos… Con la virtud, el bien, y la verdad. Así que cuando Platón hablaba de belleza, no se refería únicamente a aquello que da placer sensual, que agrada a los sentidos, sino a todo lo que causa aprobación o admiración, lo que fascina y agrada en cualquier de sus formas.


Aristóteles definió belleza como ARMONIA, “la proporción perfecta de todas las partes con el todo”, entendiendo todas las partes como al orden, la proporción, la luminosidad y el ritmo.


Más tarde mi amigo Kant [sapere aude es de los mejores mantras que jamás escuché, y me da igual cualquiera me diga que no es suyo, para mi esa cita será de Kant forever and ever porque me la enseñaron en el instituto cuando había un plan educativo que incluida el latín y la filosofía] VALE, YA ME CENTRO.


Kant dijo que la belleza es la representación que produce un placer inmediato libre de consideraciones teóricas o morales. Dijo que lo bello es lo que complace, sin más.


A donde voy con todo esto? Concretando... (buenos, todos sabemos que no sé concretar...)


La cosa es que voy a hacer un remix y os daré mi propia definición, que en suma es un revoltijo de todo lo dicho anteriormente porque resulta que ya no es posible inventar nada.


[Igual le pasa al arte en verdad, mientras que en la época de Sócrates para crear arte buscaban el reflejo en la naturaleza, hoy, el arte imita obras que ya existen, sólo que procuran reinterpretarlo, rectificarlo, matizarlo, y a ser posible, mejorarla…]


Entonces… estamos de acuerdo que quien contempla la belleza disfruta del placer sensorial naturalmente, intelectual por supuesto, y si, de un placer espiritual. Y hablo muy en serio. Yo os aseguro que en alguna ocasión frente algo bello, bello de verdad, he llorado. No hablo de catarsis ni de epifanías espirituales, no me voy a pasar, pero yo he llorado porque esa belleza me ha conmovido, ha resonado dentro de mí sin que yo pueda expresar en palabras ese sentimiento, y entonces, lloro. Naturlamente esto tampoco me lo he inventado yo, el amigo Stendhal me lo presta.


La belleza es deseable, la belleza es luminosa, la belleza es amor... [suenan violines de fondo] Pero es que no lo digo yo, lo dijo Platón “la belleza, el amor, y el bien, son la misma cosa” [seguramente lo dijo con otras palabras pero era eso]


Con esto quiero decir, que si la belleza nos da placer, teniendo en cuenta que belleza y arte son sinónimos, deberías de aprovechar cualquier oportunidad de contemplar arte. Más si la belleza / arte / amor no son un medio, sino que son un fin en si mismo… entonces? Nosotros no somos nada sin el arte. 


Quiero decir… DISFRUTA DEL ARTE, POR FAVOR… Y SAPERE AUDE!

2 vistas

ÚNASE A NUESTRA NEWSLETTER    Las últimas noticas de Artemisia directamente en su bandeja de entrada.

Conéctese con nosotros

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • LinkedIn