Sobre la belleza IV. La estética.


En capítulos anteriores:

Sobre la belleza III (Reflexiones maravillosas de otros)

Sobre la belleza II (Definiciones de belleza, de estética hablaremos otro día)

Sobre la belleza I


Veamos... Hoy es para morirse. Yo quería darte respuestas, lo prometo, pero no ha sido posible. AVISO: Entrada no apta para los que los que habitualmente no sigan con cierta facilidad el extraño discernir de mi pensamiento...


Para proseguir donde lo dejamos en el capítulo II, después de definir la belleza acerquémonos al concepto "estética". Vaya por delante, que hoy es una entrada muy filosófica. (En el sentido estricto de la palabra "filosofía")


Definiciones de belleza hay mil (muchas), y todas y cada una de ellas subjetivas, porque la belleza no deja de ser una valoración personal  y somos libres de definirla como prefiramos en función de las experiencias que a cada uno de nosotros nos proporcionan placer, o en cualquier caso, un sentimiento agradable. Por eso la belleza es un valor abstracto y subjetivo porque es una cuestión de afectividad, de impresión, nada más. 


Ahora bien, la estética si es un concepto objetivo. La estética es una rama  de la filosofía que estudia las cosas que percibimos como bellas y también las que percibimos como feas. No se encarga de determinar que es o no es bello, sino que analiza lo apreciado como bello y lo percibido como feo. Más o menos así es como definió el Sr. Kant al término "estética".

Y dentro de la estética se concretan dos lineas de trabajo: la filosofía de la belleza y la filosofía del arte. 


Si has estado atento a las anteriores entradas de esta serie "Sobre la belleza" tu me dirás: "Cristina, céntrate,  tu siempre insistes en que la belleza y el arte son la misma cosa" Ya, si pero no. (Creo que hay una canción horrorosa de la muerte que dice ese verso, me lo tengo que hacer mirar) Os lo he dicho al principio, hoy no iba de subjetividades, y para mi el arte si es belleza, pero eso es una subjetividad.


De todas formas, creo que fue el Sr. Hegel quien dijo algo así como que el análisis de la estética si pasaba exclusivamente por una reflexión filosófica sobre el arte y no sobre la belleza. Entonces creo que yo estaría en sintonía con el Sr. Hegel. 


Pero volvamos al Sr. Kant, le debo toda mi atención en esta entrada porque no en vano fue él quien puso de moda mi mantra favorito "Sapere Aude". Además, después de Hegel apareció el amigo Sr. Shopenhauer que recuperó las ideas del Sr. Kant, por algó será pués. (¿Verdad que Shopenhauer es un apellido con una sonoridad muy bonita?)


Concretando, que siempre es interesante en este blog lo de concretar: la estética es la ciencia que estudia las cosas bellas de la misma manera que analiza las cosas feas. Sin más. 


A mi lo que más me ha gustado de la investigación que he realizado para escribir esta entrada (no vayas a creer que todo lo que aquí escribo me sale de dentro, algunos posts si pero otros, como éste, son producto de una investigación precisa (todo lo precisa que puede ser una investigación dentro del universo infinito de que es google)), decía, lo que más me ha gustado es que Mr. Kant diferencia varias categorías de lo estética: la belleza es una, otra es lo sublime.


¡Lo sublime! Que magnificencia ¿verdad? Lo más grandioso que nos asombra y causa gran respecto. La muerte, la noche... son ejemplos de la naturaleza terriblemente sublimes que nos inspiran melancolía e incluso a veces terror, también puede inspirarnos belleza claro. En cualquier caso, es así como comprendo que belleza es una cosa, lo sublime es otra, y la estética estudia todas estas posibilidades.  


Con lo que discrepo con el Sr. Kant (aunque no sé si tengo derecho ya que mi discrepancia está basada en una creencia personal sin demasiado análisis de por medio) decía que discrepo en cuanto que el Sr. Kant insiste en que para detectar  lo bello, lo feo, lo sublime... hemos de posicionarnos en una esfera contemplativa, no analítica, sólo así se produce el verdadero juicio estético del gusto. 


Ya. Pero yo me pregunto, hablando de arte, para detenernos a contemplar una obra de arte se exige un interés previo en observarla, sino resulta imposible tal contemplación, si no aparece el interés y la curiosidad, la mirada no se dirige, y en este caso, no se contempla. Entonces, ¿como descubrir lo bello?


Quiero decir, la belleza en el arte no te la encuentras sin más (bueno si, si vas andando por Florencia si, giras una esquina y te chocas con arte, pero no es el caso) En general, para llegar a posicionarte delante de una obra de arte, has de cruzar la puerta de un museo o galería y pare ello es imprescindible la voluntad de entrar y mirar. Ergo, el mero desinterés no permite acceder a la contemplación de una obra de arte. ¿Se entiende lo que quiero decir? 


Mr. Kant decía que la belleza es intrínseca a las cosas pero Mr. Hume afirmó que  la belleza no es una cualidad de las cosas, sino que "existe solamente en la mente que la contempla, y cada mente percibe una belleza diferente" También Cupido pensaba que la belleza estaba en los ojos del que mira, por eso a él se le representa con los ojos vendados, pero ese es otro tema. (Del amor ya hablaremos en otra entrada) 


En este punto si coincido con Kant. Yo creo que la belleza es en si misma. Existe. Lo que está en la mente del que contempla es el gusto. Y cada uno, en función de su formación, entorno, experiencia, tendrá su propio gusto. Lo que si afirmo es que EL GUSTO SE EDUCA.  Las cosas que son bellas realmente nada ni nadie les quita esa cualidad, a pesar de que a unas personas les gustes y a otras no. Otras cosas son feas, y feas son, y no se hable más. Pero entonces, ¿la belleza, es un valor subjetivo? 


Me estoy haciendo un lío. Si la belleza es, y el gusto se hace, entonces  ¿la estética estudia la belleza o el gusto? Ahora no me queda claro...Y si para reconocer la belleza necesitamos tener un gusto educado, entonces ¿es cierto que la belleza simplemente se experimenta?¿o también hay que tener un conocimiento preciso para contemplarla? 

¿Porque no paran de surgirme preguntas???


Si lo pienso creo que llego a la siguiente conclusión: para percibir si algo nos agrada o no (lo encontramos bello) no hace falta tener ninguna formación estética. Ahora bien, para lo que si necesitamos tener una formación es para diferenciar lo que es verdaderamente bello de lo que no.

¿Es eso? Creo que Mr. Kant decía que no, que el juicio del gusto era totalmente subjetivo. Pero oye, tampoco hace falta que estemos de acuerdo en todo ¿no?


Y no es que quiera liarla parda, pero luego hay unos señores que establecen el canon de lo que es y no es arte, y este canon no pasa por la belleza. Porque decía el Sr. Hume que necesitamos criterios, pero claro, cada crítico de arte tiene su conocimiento  (¿y gusto?) en función de ello(s) determina si una obra es arte o no, si representa la realidad o no, si es original o no…  Pero por hoy basta, lo del canon  lo hablamos otro día.


Le he preguntado a un amigo que estudió filosofía: 

- “¿Qué es estética?”


Y me ha respondido:

- “La belleza sería una estética ideal”


Y me ha matado. 


El pensador, de Rodin...

1 vista

ÚNASE A NUESTRA NEWSLETTER    Las últimas noticas de Artemisia directamente en su bandeja de entrada.

Conéctese con nosotros

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • LinkedIn