Y allí estaba yo...


Había visto como giraba la esquina. Corrí. Ya no estaba.


Era una calle estrecha. Paredes robustas. Piso desigual. Una puerta por donde escapaba la luz. Escondida, una ventana. No había nadie. Parecía un camino infinito y solitario. Caminé a tientas. Corrí.


No encontré nada. No encontré a nadie. La luz se hizo oscuridad. Mi respiración se hizo silenciosa.  Mis pensamientos desaparecieron. Vacuidad.


Y allí estaba yo. En aquella calle…


"Porta groga" Oleo sobre tela 60x60 · Exposición "Trossos de llum" de Tomàs Suñol

0 vistas

ÚNASE A NUESTRA NEWSLETTER    Las últimas noticas de Artemisia directamente en su bandeja de entrada.

Conéctese con nosotros

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • LinkedIn