Oh diosa Virginia...



Se puede morir de gusto leyendo un libro?


Hombre, morir sería decir demasiado, o eso, o quien escribe esta entrada es un ser inteligente de otra dimensión, y diría que no, que quien escribe esta entrada es un ser inteligente del planeta tierra. Y sin embargo, estoy embriagada de placer leyendo las palabras, una tras otra, de Virginia (Virginia Woolf, of course)


Atardecer en Sussex y otros escritos” es una recopilación de texto personales (es ensayo, pero con una calidez literaria sublime) escritos con un talento, para mi, inigualable. No me enrollo haciendo una disertación del libro porque ni soy experta ni lo pretendo, sólo os diré que habla maravillosamente de lugares, viajes, del arte en general y de la literatura y la música en particular.


Os reproduzco un fragmento sencillamente bocatto di cardinale…

 

“Una vez llegué a seguir a un anciano desaliñado que con los ojos cerrados para percibir mejor las melodías de su alma, literalmente se interpretó a sí mismo desde Kensington a Knightsbridge en un trance de éxtasis musical  para el que una moneda habría sido un despertar desagradable. Es efectivamente imposible no respetar a cualquiera que tenga un dios como éste en su interior, pues la música que se apodera del alma de forma que hace olvidar la desnudez y el hambre debe ser de naturaleza divina”


Cómo se puede escribir  tan bien, tan exquisito, tan elocuente sin apenas utilizar adjetivos? Tengo que empezar a utilizar menos adjetivos, la culpa la tiene Allende...

0 vistas

ÚNASE A NUESTRA NEWSLETTER    Las últimas noticas de Artemisia directamente en su bandeja de entrada.

Conéctese con nosotros

  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • LinkedIn